Manolete y las manoletinas

Las prendas y accesorios que llevamos hoy en día tienen mucha historia. Nunca nos planteamos de dónde vienen o por qué se llaman así, pero lo cierto es que antes de ser un objeto de moda la mayor parte de ellas nacieron para tener un uso específico. Ese es el caso de las comúnmente conocidas como “manoletinas”  y de cuyo origen vamos a hablar hoy en este post.

 

Este calzado, también llamadas “bailarinas”, se adoptó del ballet clásico del siglo XIX y acabó saltando a la calle por su comodidad y originalidad. A lo largo de todos estos años han ido conservando su esencia, adaptándose con facilidad a las tendencias del momento.

 

Las manoletinas made in Spain

 

Este famoso calzado plano comenzó a conocerse como “manoletinas” en nuestro país. Y aunque no son exactamente iguales que las bailarinas comparten muchas de sus características. El nombre procede del conocido torero Manuel Laureano Sánchez “Manolete” que, sin apenas darse cuenta, realizó un gran aporte a este tipo de zapatos convirtiéndose en un icono español.

En 1940, el diestro cordobés hizo que fabricaran una variante de la tradicional bailarina para utilizarla en el ruedo en sus tardes de faena. De esta manera, dio lugar a un tipo de calzado plano con una suela más resistente que le resultaba más cómoda para Manolete a la hora de torear.

Este nuevo calzado, acabó haciendo furor entre las mujeres de la época que, casi un siglo después, la siguen considerando un básico. El nombre que le dieron, manoletinas, siempre hará referencia a uno de los mitos taurinos de la historia de España.

 

 

Las características de este emblemático calzado

 

Las manoletinas comparten muchas características con las bailarinas clásicas que se empezaron a comercializar ya el siglo pasado. Pero algunas de ellas se vieron modificadas según las necesidades de Manolete.

Seguía siendo un calzado plano, sin tacón, cómodo y flexible. Pero el diestro pidió que la variante que le diseñaran tuviera un hueco redondeado en el empeine, un elástico y que llevara una pequeña tapa con un tacón de medio centímetro. También se encargó de que fueran más resistentes.

 

Fondo de armario

 

A día de hoy tanto bailarinas como manoletinas son un básico en el armario de cualquier mujer. Este calzado se ha ganado un hueco en nuestros vestidores gracias a su versatilidad a la hora de combinarlas. Sin duda siempre es un acierto invertir en un par ya que es un calzado atemporal que ha resistido más de medio siglo como estandarte de la moda y la comodidad.

En la actualidad, las manoletinas son tan populares que es casi imposible no encontrar la que mejor encaje con tu estilo. La variedad de colores, materiales, estampados y formas las hacen la opción perfecta para todo tipo de estilos.

Y ahora que conoces la historia de un calzado que hace referencia a Manolete, ¿por qué no visitas nuestra tienda y descubres nuestras alpargatas y cuñas también inspirados por el torero?

 

No Comments

Post a Comment