La obra de Raúl Velloso

Raúl Velloso es la mitad de Manolett’s, el artista cuyas obras llenan de color nuestras alpargatas y cuñas. Su encuentro fortuito con la diseñadora de calzado Sara Navarro fue el que hizo nacer la idea unir el arte y la moda. Pero parece que las casualidades han marcado la vida y la obra del pintor y escultor.

 

Un artista autodidacta

 

Velloso nació en Galicia, pero fue en Barcelona donde comenzó a pintar. No acudió a ninguna escuela de arte ni tenía formación teórica ninguna en esta materia. El mismo autor reconoce que no sabía nada sobre el mundo de la pintura. Ni siquiera se había dado cuenta de que existían diferentes tipos de pinceles. Por eso, utilizó el mismo en sus primeros veinte cuadros.

 

A pesar de esta falta de conocimientos teóricos, tras ese primer cuadro continuó pintando. Cuando ya había terminado demasiadas obras, decidió venderlas. Eligió algunas de sus pinturas y se colocó en la puerta del Museo Picasso. Uno de los viandantes que pasó por delante de su puesto miró los cuadros, sonrió y continuó caminando.

 

Pero tras dar unos pocos pasos, se dio la vuelta. Tras preguntar al pintor si los cuadros eran suyos y después de elogiarlos, le dijo a Velloso: “Soy Antoni Tàpies, ¿no me conoces?”. A lo que Velloso respondió que no. Tàpies, el gran genio catalán, recibió con sorpresa y humor el desconocimiento del gallego. Como él mismo reconoció más tarde, aquellos cuadros de Velloso le transportaron a un mundo de inocencia. “Con trazos firmes y decididos, y sin ninguna influencia, sus cuadros me sorprendieron como si algo nuevo acabase de nacer en el arte, una nueva etapa“, expresó Antoni Tàpies sobre aquel encuentro casual.

 

Desde aquel momento, Tàpies se convirtió en su mentor y Raúl Velloso comenzó su andadura en el arte de manera profesional.

 

El estilo único de Raúl Velloso

 

Aquella frescura e inocencia que cautivó a Tàpies ha seguido fascinando a las millones de personas que han visitado las exposiciones que el artista gallego ha realizado a nivel internacional.

 

Ese trazo libre de dogmas y que no se asemeja a ninguna escuela es el que caracteriza sus cuadros. Aunque Velloso reconoce que fue la arquitectura barcelonesa la que le influyó, especialmente las creaciones de Gaudí. Sus formas sinuosas, la fuerza del color y el movimiento en los diseños del arquitecto catalán pueden reconocerse en los cuadros del gallego.

 

En sus inicios, Tàpies le aconsejó que mantuviera siempre su pureza. Y así lo hizo. Raúl Velloso sigue siendo un artista único, caracterizado por su expresividad y espontaneidad. Su obra está compuesta por temáticas que combinan la vanguardia con la tradición, que van desde las geishas a la tauromaquia. Todas ellas son coloridas y atrevidas. Y muestran la realidad como si se reflejara en un espejo deformante que la caricaturizara.

 

Manolett’s y el arte de la tauromaquia

 

La tauromaquia ya forma parte de la obra de Velloso desde hace años. Pero es con Manolett’s cuando da el salto del lienzo al calzado, creando piezas únicas. Manolett’s pone al alcance de los amantes del arte y la moda la posibilidad de vestir sus pies con diseños originales y divertidos sin renunciar a la comodidad.

No Comments

Post a Comment